Wednesday, 24 October 2012

Pontificia y Católica como marca comercial

Por mandato del Papa Benedicto XVI la Secretaría del Estado Vaticano mediante decreto fechado el 11 de Julio de 2012 anunció que la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) no podrá seguir usando más el título de Pontificia ni Católica. No obstante, podría seguir sometida a la normativa canónica por ser persona jurídica de la Iglesia Católica. 

Frente al Decreto Pontificio, y según informa el sitio web www. infocatolica.com, el 14 de agosto del 2012 se solicitó ante la Dirección de Signos Distintivos del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual del Perú (Indecopi) la marca mixta PUCP ET LUX IN TENEBRIS LUCET MCMXVII (sic) y gráfico.La solicitud fue llevada a cabo por la universidad ex PUCP (sic).

La solicitud de registro informada podría ser contraria al espíritu del Decreto de la Santa Sede que en lo medular dispone que la Universidad no adecuó sus estatutos a la legislación canónica pese a "reiterados requerimientos" que se le hizo y "persiste en seguir orientando sus iniciativas institucionales según criterios que no son compatibles con la disciplina y la moral de la Iglesia".

Por su parte, en su oportunidad se informó que la denominación "Pontificia Universidad Católica del Perú" es una marca registrada. En entrevista con la publicación interna Puntoedu, el rector de la Universidad  Marcial Rubio afirmó que la PUCP tiene registrada la denominación de Pontificia Universidad Católica del Perú. “Este es nuestro nombre oficial y a través de él somos reconocidos nacional e internacionalmente. Tenemos el pleno derecho a seguir utilizándolo mientras lo consideremos conveniente”, sostuvo. La autoridad universitaria indicó que el decreto del Vaticano, en el que señaló que la PUCP está sometida al derecho canónico y que su patrimonio posee condición de bien eclesiástico, “es una afirmación inexacta”.

“La PUCP es una institución peruana, constituida en el Perú, inscrita como asociación civil y domiciliada en el Perú, que se rige por la legislación peruana y no por el derecho canónico. Por lo tanto, los bienes de la PUCP son propiedad de la PUCP y están protegidos por la Constitución y las leyes peruanas”, expresó.

Una Universidad Pontificia o Pontificia Universidad es aquella que ostenta el título que reciben algunas universidades católicas y todas las universidades eclesiásticas, otorgado por la Santa Sede. Es común que con fines preventivos y dentro del contexto jurídico civil se registren las marcas respectivas con que operan en sus áreas de actividad (v.gr. Pontificia Universidad Católica de Chile clase 41 registro 647217 ). Son, en definitiva, planos normativos -canónico y marcario- diferentes aunque necesariamente relacionados por su origen. Un listado de universidades pontificias aportado por Wikipiedia arroja 33 resultados para 20 países, consignando para Perú -a esta fecha- a la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima (FTPCL)

Así las cosas, y luego de la solicitud de registro presentada en Perú puede que el nuevo escenario de controversia se extienda a la sede marcaria. 

Se pueden revisar los registros y expedientes marcarios en el Indecopi por su sistema en  internet.

1 comment:

Gustavo Schötz said...

Entiendo que habrá que ver si hay un COncordato entre la Santa Sede y Perú, y si dice algo respecto de la educación universitaria. Hay un asunto de confusión en el público el decirse "católico" y no serlo, cuando una persona está confiando su propia educación o de un hijo en referencia a un marco conceptual y filosófico que puede estar ausente. El bien del consumidor no admite el engaño con el uso de la denominación "católico" o "POntificio". Existe un derecho y un monopolio de la Santa Sede en asignar su nombre a quien se identifica con sus enseñanzas, y el INDECOPI podría hacer lugar a una acción de reivindicación y restitución a su legítimo propietario, la Santa Sede o la COnferencia Episcopal, en caso de que esa acción exista, ya sea en el régimen peruano o andino.
La historia de la Iglesia, en 2000 años, tiene experiencia en grupos que se separan por falta de identidad, y han constituido otras comunidades, con otros nombres.